Adicción al teléfono móvil

Abuso del móvil por niños y adolescentes


Deja un comentario

El móvil es un «bien de primera necesidad» para los adolescentes

La ‘generación digital’ se comunica a través de los SMS y los chats y realiza sus deberes con la hoy imprescindible ayuda de internet. En Euskadi, como en el resto de España, la penetración de las nuevas tecnologías entre los chavales es imparable. Un reciente estudio indica que nueve de cada diez jóvenes vascos tienen móvil propio. Los adolescentes gastan además una media de 26 euros al mes en llamadas y mensajes.

Búsqueda de independencia

Un informe del Instituto de la Juventud, Injuve, responde al porqué de esa ‘fiebre’. Apunta que los jóvenes a partir de 12 años consideran que el móvil y el uso del Messenger como «bienes de primera necesidad». ¿Qué les aportan? Sobre todo, «independencia con respecto al mundo exterior».

El uso de las nuevas tecnologías es así uno de los rasgos diferenciadores de los adolescentes, que los distinguen de las demás generaciones. A la cabeza de los usuarios de los equipamientos tecnológicos aparecen los jóvenes de entre 15 y 24 años, mientras que menos de la mitad de la población entre 45 y 54 años utiliza las nuevas tecnologías.

¿Y qué equipamientos prefieren los jóvenes? Aparte del móvil, cada vez son más los que disponen de un reproductor de mp3, una cámara digital y una consola de videojuegos. Y seguro que después de estas Navidades, el número se multiplica.

Fuente: aula.elmundo.es


Deja un comentario

El 15% de los jóvenes entre 14 y 25 años tiene riesgo de ser adicto al teléfono móvil

Más del 15 por ciento de los 465.000 jóvenes entre 14 y 25 años de la capital sufre un alto riesgo de padecer una adicción al teléfono móvil, a Internet y a los juegos electrónicos, según señaló el director general de Adicciones del Ayuntamiento, Francisco Babín, durante la presentación del Simposio Internacional sobre adicciones a nuevas tecnologías celebrado en el Hospital Clínico San Carlos y al que asisitió PantallasAmigas.

Babín indicó que el riesgo de padecer esta adicción se ha multiplicado por cuatro en el último año y medio y que uno de los principales factores que están permitiendo este crecimiento exponencial es el desconocimiento de los padres de tecnologías como los mensajes sms o de programas como el ‘messengger’. Además, resaltó que «el 50 por ciento de los actores de riesgo pertenece también al grupo del 19 por ciento de jóvenes que son adictos al alcohol y al tabaco».

En este sentido, el director de adicciones explicó que el Ayuntamiento ha colocado en su página web con un test que permite determinar a los usuarios saber si el uso que hacen de las nuevas tecnologías es inapropiado.

La directora gerente de la Agencia Antidroga del Gobierno regional, Almudena Pérez, indicó que la Comunidad ha puesto en marcha durante el primer trimestre del año pasado el programa ‘Avanzamos’, destinado a la prevención de la adicción en nuevas tecnologías, y que se trata de una iniciativa pionera a nivel nacional. El programa se ha impartido hasta el momento 11.000 jóvenes de nueve a doce años y a sus padres con el objetivo de que aprendan a regular el uso de Internet, el teléfono móvil y los videojuegos.

«La Agencia Antidroga trabaja y trabajará en el futuro en este problema incorporando la experiencia de años anteriores para conseguir la información necesaria para seguir avanzando en el camino de la prevención de la drogodependencia», resaltó la directora de la Agencia.

La Fundación Gaudium, dedicada al estudio de las adicciones ‘sin sustancia’, señaló que las adicciones a las nuevas tecnologías sigue el patrón de otras conductas adictivas. El director de la Fundación, José María Santiago, apuntó que el placer inicial se convierte en pérdida de control y dependencia, síntomas similares a los de las drogodependencias. Esta adicción «no es muy diferente a la ludopatía», apostilló.

Fuente: ecodiario.es


Deja un comentario

El lenguaje empobrecido del móvil

El uso excesivo de «chats», «messengers», y sobre todo el móvil, tiene una consecuencia muy negativa: el empobrecimiento del lenguaje y el desconocimiento de las reglas ortográficas. El empobrecimiento del lenguaje conlleva la impacacidad de expresar emociones, de abstracción, de comunicación, de crecimiento.

El uso de una terminología y vocabularios tan particulares, con innumerables abreviaturas, simbología, sustituciones, etc., hacen mella en los alumnos, que no saben cambiar los registros idiomáticos que emplean con sus amigos e interlocutores, ya que su registro está en plena formación, en pleno crecimiento, y aún no tienen la capacidad de hacer bifurcaciones en el mismo dependiendo del contexto. Cada vez con más frecuencia, nos encontramos en los exámenes innumerables errores como «q» en vez de «que», «xa» en vez de «para», o «+» en vez de «más», entre otros innumerables casos, que son errores de ortografía, y así son considerados a la hora de corregir. La situación llega a tales esferas, que existe incluso un diccionario de mensajes de móvil, (www.diccionariosms.com), que no nos ayuda precisamente en nuestra tarea.

Extraído de: Diario de Jerez