Adicción al teléfono móvil

Abuso del móvil por niños y adolescentes


Deja un comentario

INTECO y Orange recomiendan evitar el uso abusivo de los «smartphones» entre los niños españoles

El Estudio sobre seguridad y privacidad en el uso de los servicios móviles por los menores españoles, elaborado por INTECO y Orange y presentado en la jornada SmartPhones y Menores: Oportunidades y Riesgos, ha revelado que los menores españoles se inician en el uso de estos dispositivos a los 10 años.

Portada del estudio sobre smartphones y menores en EspañaOtros datos destacados del informe son:

  • La edad media de inicio en la telefonía móvil por parte de los menores españoles se sitúa entre los 10 y los 12 años.
  • España es uno de los países donde los menores (de 10 a 16 años) afirman ver menos imágenes sexuales online: 11% frente a media europea del 14%
  • También es uno de los países con menor incidencia del ciberbullying: 4%.
  • El 2,5% de los menores confiesa haber sido objeto de ciberacoso a través del smartphone por parte de otros menores
  • El 31% de usuarios de más de 13 años usan smartphones (teléfonos inteligentes).
  • El 82,3% de los menores usan su móvil para hacer y enviar fotografías.
  • El 4,8% de los menores encuestados reconoce que su imagen ha sido difundida por otros sin haber prestado consentimiento.
  • El 4,3% de los menores ha recibido imágenes sugerentes de personas de su entorno (sexting pasivo), y un 1,5% reconoce haberse hecho a sí misma/o fotografías de carácter sexy (sexting activo).
  • El sexting activo es más practicado por chicas (2,2%) al contrario que sexting pasivo, más practicado por los chicos (5,1%).
  • Un 3,8% de los menores afirma que ha recibido llamadas o SMS de adultos desconocidos que querían conocerles
  • El 17,8% de los menores dice haber sido objeto de perjuicio económico (estafas, fraudes, etc.) con su smartphone.

El informe destaca el espectacular avance en el uso intensivo de los servicios avanzados que ofrecen este tipo de teléfonos:

  • acceso a redes sociales: del 7,1% en 2010 se ha pasado al 54,3% en 2011
  • mensajería instantánea: del 12,4% al 48,3%
  • juegos: del 51,6% al 65%

El estudio insiste en la necesidad de informar y educar a los niños en las amenazas derivadas del uso inadecuado de los dispositivos de última generación y han ofrecido algunas recomendaciones como evitar el uso excesivo o adictivo del smartphone, que los padres establezcan normas de uso (tiempo, gasto mensual y servicios) y expliquen a los jóvenes la importancia de la privacidad y los riesgos que pueden derivar de compartir información con desconocidos.

Concienciar al joven sobre la importancia de la privacidad y la seguridad, contribuye según los autores del estudio a minimizar los riesgos y evitar posibles amenazas como el grooming o el ciberbullying.

Las entrevistas fueron realizadas a familias españolas con hijos entre 10 y 16 años que disponen de smartphone para uso particular, entre los días 20 de septiembre y 14 de octubre de 2011, y ha contado con la colaboración, entre otros expertos, de Jorge Flores, director de PantallasAmigas.

Fuente: La Razón e INTECO.
twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Anuncios


Deja un comentario

Entre el 5% y el 10% de los adolescente abusa del móvil

Cada menor de 18 años ha tenido al menos cuatro teléfonos móviles. Entre un 5 y un 10% de adolescentes abusa del móvil o no podría vivir sin él. Un estudio realizado por la Universitat de València desvela que un 65% de los adolescentes que abusa de esta tecnología es del sexo femenino.

La investigación de mayor envergadura sobre la adicción y abuso de los teléfonos móviles en la población adolescente lleva el sello de la
Universitat de València, concretamente del Departamento de Psicología Básica. Los autores del trabajo, que ha dirigido el profesor Mariano Chóliz, encuestaron a 2.450 adolescentes de 12 a 18 años con el único test que se ha desarrollado hasta la fecha para diagnosticar la dependencia a este tipo de tecnología.

El estudio demostró que el 95% tiene un aparato de telefonía móvil y que los adolescentes han tenido una media de cuatro móviles: 3,1 aparatos de telefonía entre los 12 y 14 años.

Entre un 5 y un 10% de adolescentes abusan del móvil o lo que en su ejercicio diario se traduciría a no poder vivir sin él.

El trabajo ha dado a conocer que un 65% de ese porcentaje de adictos sin freno ni cordura son chicas y el 35% chicos, “lo que invierte la proporción y tendencia que se registra en cualquier otra adicción, tanto en las drogodependencias, como otras de tipo tecnológico en las que los hombres siempre son mayoría y tienen una mayor dependencia que las mujeres”, declaró el profesor Chóliz.

El primero, a los diez años
La investigación concluyó que el primer móvil se regala entre los 10 y 11 años y que al cumplir los doce, el 88% de los menores ya tiene una terminal para estar localizable. El trabajo también pone de manifiesto que prácticamente al 20% de los entrevistados les regalaron el teléfono sin haberlo pedido.

Los autores han observado que el gasto del consumo del teléfono está relacionado con la edad y que empieza a aumentar a partir de los 15 años. De tal modo que los chicos entre 12 y 14 años consumen un promedio de 15 euros al mes, los que se encuentran entre los 15 y los 16 años gastan 18 euros por término medio y los mayores, 21.

La alerta
El profesor Chóliz ha observado que los padres deben encender el piloto de alerta cuando observen que sus hijos pasan demasiado tiempo aislados en su cuarto; cuando dedica demasiado tiempo al móvil; cuando lo usa en lugares inapropiados como en clase, a la hora de comer, cuando estudia, cuando hace deporte o actividades que requieren plena atención.

También tienen que empezar a preocuparse cuando el hijo o la hija se entretiene con el móvil hasta altas horas de madrugada, cuando las facturas son desorbitadas (son expertos en usarlo sin generar costes), cuando no se comunica en casa, si empeoran las notas o tiene problemas en la escuela y cuando tiene cambios emocionales bruscos o conductas atípicas.

fuente: levante-emv.com