Adicción al teléfono móvil

Abuso del móvil por niños y adolescentes


1 comentario

Jóvenes adictos al juego con móvil en Cataluña

Entre el 2 y el 3% de los jóvenes atendidos en las unidades de juego patológico de Cataluña, lo son por juegos de Internet, de rol y móvil

Unos 156.500 adultos residentes en Catalunya tienen o podrían tener problemas con los juegos de azar, según se desprende del primer estudio epidemiológico sobre la incidencia del juego patológico en la comunidad, presentado hoy por la consellera de Salud, Marina Geli.

La prevalencia de personas afectadas en Catalunya es de un 2,7 por ciento de la población adulta, que se divide en: un 2 por ciento jugador de riesgo (116.000 personas), un 0,5 por ciento jugador problemático (29.000 personas) y un 0,2 por ciento jugador patológico (11.500 personas).

Una de las coodirectoras del estudio, Àngels González, recordó que se trata de una «patología joven», reconocida desde 1980, y que el estudio, con una muestra de 3.000 personas, pretendía conocer los hábitos de juego entre la población catalana y averiguar las variables que se asocian al juego.

El perfil medio de las personas que participan frecuentemente en los juegos de azar es el de un hombre de 35 a 54 años, nacido en Catalunya, casado, con estudios secundarios, que trabaja a tiempo completo y de nivel económico bajo. González aseguró que a medida que el juego se hace más patológico el perfil deriva hacia «más hombres y más jóvenes».

Asimismo, tanto los jugadores de riesgo como los patológicos comienzan a jugar antes de los 18 años, lo que hace que este sector se concentre en poblaciones jóvenes de entre 18 y 34 años. Un 40,9 por ciento de los jugadores problemáticos y patológicos iniciaron la actividad antes de los 18 años.

Marina Geli subrayó la importancia del programa ‘Salud y Escuela’, ya que se ha demostrado que es a estas edades cuando se puede configurar la personalidad adictiva, que puede desembocar en una actitud de riesgo.

Sobre si los juegos de azar por Internet comienzan a hacerse notar en las unidades de juego patológico –Catalunya dispone de 10–, González dijo que «no han desplazado al resto» y dijo que un 2 ó 3 por ciento son jóvenes atendidos por juegos de Internet, de rol y móvil. En 2007, las unidades de juego patológico atendieron a 1.000 personas.

La norteamericana Rachel Volberg, codirectora del estudio, aseguró que en Estados Unidos no existen dispositivos de tratamiento de las patologías del juego y que todavía es una cuestión «muy estigmatizada». Dijo que se dan casos de niños de entre 6 y 13 años que comienzan a apostar sin dinero, lo que hace «más fácil» la transición a hacerlo con dinero al crecer.

Fuente: EuropaPress


Deja un comentario

Los niños catalanes de 12 años gastan 33 euros al mes en móvil

Según se desprende de un estudio de la Agència Catalana de Consum (ACC), los menores de 12 años en Cataluña manejan 200 euros al mes. Aún más llamativo es el desglose de gastos que hacen los menores. El consumo en teléfono móvil y en videojuegos asciende ya a 33,62 euros al mes. Le supera el gasto en actividades de ocio (37,96 euros al mes) y en imagen personal (ropa, peluquería y complementos), partida que supone casi 60 euros mensuales.

Fuente: ElPeriodico.com


Deja un comentario

Cuando un joven gasta en móvil 600 euros al mes

El 62,4% de los niños entre 10 y 15 años tiene teléfono móvil, (lo que pone en la calle 237.930 terminales en manos de niños). En el grupo de 16 a 24 años la tenencia de móvil es casi universal, llega al 98,3%, según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística.

El mal uso de las nuevas tecnologías ya abarcaría al 15% de adolescentes y jóvenes, según un estudio de la Fundación Gaudium. Y de ese mal uso, el siguiente paso es la adicción, que se produce «cuando empieza a influir negativamente en la vida cotidiana, cuando roba tiempo al ocio saludable y a las relaciones personales». Lo subraya la psicóloga María José Mayorgas, coordinadora técnica de proyectos de la fundación, quien añade una segunda señal de alerta, que se recurra a ellas para calmar la «sensación de desazón, por ejemplo, por no estar conectado a internet o no saber quién ha entrado en tu red social».

Una joven de 16 años de Tarragona reconoce que está castigada sin móvil porque la cuenta del mes anterior llegó a los 140 euros, pero el chico que está sentado a su lado en el patio del colegio, de 18 años dice que «eso no es nada, yo me llegué a gastar 600 euros en la cuenta del móvil en un mes. Fue cuando trabajaba como guardia de seguridad, era un trabajo muy aburrido. Ahora que he vuelto a estudiar y mis padres son los que pagan la cuenta he bajado hasta los 50 euros mensuales».
La personalidad influye mucho, apunta Mayorgas, y el riesgo de adicción crece cuando la autoestima es baja y escasean el espíritu positivo y las habilidades sociales. De hecho, el enganche tecnológico suele esconder problemas personales, familiares y sociales. «Los padres llegan a la consulta por problemas de estudios de sus hijos, o porque es tímido y le cuesta relacionarse», señala la experta, «pero lo que hay en realidad es un problema de relación y no es que sea simplemente introvertido«.

Fuente: diaridetarragona